EL PODER DE VOLUNTAD TIENE LIMITE

Si solo tratamos de cambiar nuestro comportamiento sin antes tratar de encontrar las causas mentales, entonces estamos basando nuestro cambio en nuestro poder de voluntad y todo poder de voluntad tiene su límite.

Algunos tienen más que otros, pero más tarde o temprano va a terminar.

Hemos de cambiar nuestra mentalidad para conseguir realizar cambios en el comportamiento de forma natural.

El modo en el que estructuramos cognitivamente nuestras experiencias ejerce una influencia fundamental en cómo nos sienten y actúan y en las reacciones físicas que tienemos.

Pero esta relación es recíproca, así que emociones, conducta y respuestas físicas contribuyen a mantener nuestras cogniciones.

Cambiar comportamientos revisando nuestras creencias.

Para poder cambiar comportamientos personales, lo primero es revisar nuestras creencias y admitir:

  • Que los pensamientos son conjeturas, no hechos, por lo que requieren comprobación.
  • Que nadie «es» de una determinada manera, sino que todos somos quienes «creemos» ser.

Creencias limitantes versus creencias potenciadoras

Si las creencias dirigen nuestras ideas, su capacidad de condicionarnos es infinita.

Las denominadas creencias limitantes son esos pensamientos, construidos sobre la experiencia, que nos llevan a interpretar la realidad de tal manera que limitan nuestro potencial y nos impiden alcanzar aquello que deseamos.

Pero si una creencia limitante es capaz de bloquearnos, lo contrario sucede con una creencia potenciadora: pensamientos positivos que pueden llevarnos a alcanzar los retos más imposibles e insospechados.

De ahí que cambiar las creencias propias pueda cambiar la experiencia vital drásticamente.

Cómo cambiar las creencias limitantes:

  • Admite que existen y aprende a detectarlas.
  • Cuestiona su veracidad.
  • Sustituye las afirmaciones absolutas («nunca…») por parciales («a veces…»).
  • Cambia una creencia limitante por una potenciadora.
  • Sé amable contigo misma.
  • Busca la atención plena.
  • Practica, practica, practica.

En definitiva; hemos de identificar cuáles son las verdaderas creencias irracionales para reconocerlas y de este modo convertirlas en comportamientos racionales, cambiando el método, realizando un nuevo proceso para la creación de pensamientos, y con ello lograr los objetivos que nos hayamos marcado.

Envía tu opinion