Terapia Sexual

Terapia Sexual

¿Por qué ya no te/me apetece?
¿Por qué temo contarte/contarle lo que realmente me produce placer?
¿Por qué no puedo controlar mi impulso sexual?

Cabe preguntarse si existe un problema y la necesidad de recibir terapia sexual cuando la respuesta a algunas preguntas conduce a una reflexión sincera.

Incluso entre parejas que aparentemente parecen sanas, pueden aparecer disfunciones sexuales que a veces tienen una base somática, psicógena o ambas a la vez.

Definimos como Disfunción sexual a las dificultades que aparecen en cualquier momento del acto sexual (Deseo, Excitación, Orgasmo y Resolución) que impiden obtener placer y gozar de una vida sexual saludable.

Las causas de la disfunción sexual pueden deberse a factores fisiológicos y/o psíquicos, detectarlos en fundamental para realizar un diagnóstico correcto que facilite el tratamiento adecuado.

  • Factores psíquicos; Relacionados con el miedo, la culpa, traumas, rabia, estrés, problemas con la pareja, falta o mala comunicación, inseguridad, desconfianza…
  • Factores físicos; Padecer algún tipo de enfermedad que repercuta en la respuesta sexual, desórdenes endocrinos, deficiencias hormonales, adiciones a sustancias que alteren la respuesta fisiológica, problemas de espalda…

Entre los diferentes tipos de disfunciones sexuales destacamos;

  • Disfunción eréctil; La incapacidad para mantener lograr una erección.
  • Vaginismo; Es una respuesta aprendida, con frecuencia debida a dispareunia, que causa dolor al intentar el coito
  • Problemas de eyaculación; Eyaculación rápida o precoz, eyaculación retardada, aneyaculación (ausencia de eyaculación); Las causas pueden ser diversas, entre las que deberíamos incluir el desconocimiento de la respuesta sexual normal.
  • Anorgasmia; Retraso o ausencia persistente o recurrente del orgasmo después de una fase de excitación normal
  • Falta de deseo sexual; Inapetencia sexual sobre cualquier acto relacionado con conductas sexuales en general.
  • Dolor en las relaciones sexuales; Aparición de dolor durante cualquier fase de este.
  • Fobias sexuales; Se caracterizan por un miedo irracional y desproporcionado ante la posibilidad de mantener relaciones sexuales.
  • Adicción al sexo; Se refiere a la incapacidad de controlar cualquier comportamiento sexual.
  • Parafilias; cuando la fuente principal del placer, no se encuentra en las relaciones sexuales o en llegar al coito, si no en otra acción o objeto que lo acompaña.

 

TERAPIA SEXUAL Y El tratamiento de la disfunción sexual

Cada diagnóstico le corresponde un tratamiento específico para que se adecue al estado y necesidad de cada paciente.

La finalidad es conectar con el placer y disfrutar plenamente de un vida sexual sana enriqueciendo las habilidad para dar y recibir a través de los sentidos, cuerpo, piel y afecto.

 

Artículos relacionados;

LA SEXUALIDAD SANA Y SUS BENEFICIOS

5 maneras de reactivar la pasion en una relacion

¿QUÉ ES EL AMOR?

El príncipe azul y otros mitos para NO alcanzar un amor sublime