Terapia sexual

¿Por qué ya no te/me apetece?

¿Por qué temo contarte/contarle lo que realmente me produce placer?

¿Por qué no puedo controlar mi impulso sexual?

Incluso entre parejas que aparentemente parecen sanas, pueden aparecer disfunciones sexuales que a veces tienen una base somática, psicógena o ambas a la vez.

Cabe preguntarse si existe un problema y la necesidad de recibir terapia sexual cuando la respuesta a algunas preguntas conduce a una reflexión sincera.

Mediante esta terapia encontraremos el modo de que disfrutéis plenamente de vuestra vida sexual y buscaremos mejorar tu (o vuestra) capacidad para sentir placer a solas o en pareja y enriquecer la habilidad para dar y recibir a través de los sentidos, cuerpo, piel y afecto.

Recuerda que estoy para ayudarte