La depresión postparto

Antes, durante y después de un embarazo, el cuerpo de la mujer experimenta importantes cambios hormonales.
Está sobradamente demostrado que estos cambios producen efectos en el humor y pueden causar transtornos emocionales.

Por regla general, evolucionan dentro de la normalidad, pero en algún caso pueden requerir la ayuda de un especialista.

Uno de estos cambios emocionales es la llamada depresión postparto, cuando a la euforia del próximo nacimiento sigue la confrontación con un nuevo miembro de la familia.

Debemos prestar toda la atención a los cambios emocionales

Si no se presta atención a los cambios emocionales que pueden aparecer después del parto, si no sabemos gestionarlos, podría aparecer una depresión leve que, en caso de persistir, podría convertirse en una depresión postparto.

Qué es normal y qué debemos tener en cuenta

Es habitual que la madre se sienta cansada, insegura o desanimada durante la semana que sigue al parto. Puede manifestarlo llorando con facilidad, por ejemplo. Ha pasado por un esfuerzo físico considerable y su organismo ha experimentado cambios muy importantes en muy poco tiempo. También tiene que considerarse que la aparición del bebé es una novedad que provoca una situación de demanda, lo que puede generar cierto estrés.

La tristeza y las ganas de llorar aparecen en una de cada dos madres justo después del parto y ese estado puede durar unas pocas horas o alargarse hasta cuatro o cinco días. Suele desaparecer por sí solo. Si este estado emocional persiste, o empeora al paso de los días, lo mejor que puede hacerse es consultar a un especialista, que puede ayudar a superarlo y evitar su cronificación.

Afecta a una de cada diez mujeres tras el parto.

Esta depresión, de forma leve o acusada, afecta a una de cada diez mujeres tras el parto.
Es relevante; quiere esto decir que, si se manifiesta una depresión y no se trata adecuadamente, puede persistir durante largos períodos de tiempo.

Parte de la ansiedad que sufre la madre proviene de la presión del entorno. Se siente culpable por sentirse desbordada por los acontecimientos, lo que es normal, cuando siempre le han dicho que debería sentirse muy feliz.
Por eso mismo, a estas mujeres les cuesta comunicar su estado emocional.

La causa de una depresión postparto

La causa de una depresión postparto suele ser inespecífica (es decir, no se sabe qué ha podido causarla), pero algunos factores la favorecen o nos avisan de que podría producirse. Por ejemplo, antecedentes familiares de depresión, cambios de humor premenstruales o asociados con el uso de anticonceptivos, síndromes depresivos previos al embarazo o durante el mismo, estrés relacionado con el cuidado infantil…

El deterioro de emocional o socioeconómico del entorno familiar también puede ser muy influyente.

Los síntomas de la depresión posparto

Los síntomas son similares a los de una depresión normal: sentimiento de culpa, ansiedad, tristeza, melancolía, desesperanza, también malhumor y una manifiesta pérdida de interés por aquello que solía causar placer. A todo ello se sumarían sentimientos negativos hacia el bebé, claro indicador de esta enfermedad.
Cabe señalar también que la depresión postparto puede producirse en uno o en más embarazos de una misma mujer.

Sin embargo, son difíciles de distinguir del estrés provocado por la novedad de tener que cuidar de un bebé, especialmente si se manifiestan con leve intensidad.
En esta etapa, la mujer suele dormir poco, está cansada y falta de apetito sexual, pero esto no tiene por qué ser un síntoma de depresión. Sí que podría serlo el insomnio y otros síntomas, como una creciente irritabilidad, ansiedad, sentimiento de culpa y una sensación de fracaso como madre por sentirse incapaz de cuidar del recién nacido.

No lo dudes y déjate ayudar

En cualquier caso, el mejor consejo que puede darse cuando surge la duda de si mi estado es normal o no lo es es consultar al médico o a un psicólogo especialista, que puede orientarnos y ayudarnos.
Si se descubre que es una verdadera depresión, entonces podría iniciarse un tratamiento específico.
Recuerda que hay muchas herramientas qeu pueden ayudarte a lidiar mejor con esta etapa, pero para ello has de comunicar tu estado a las personas de confianza y pedir ayuda. Cuando antes mejor.

En la mayoría de los casos, cuando la depresión se detecta y trata en sus primeras fases, el problema desaparecerá.

Leave a Reply